home Editoriales ¿Necesito a un buen abogado?

¿Necesito a un buen abogado?

Dicen que en la vida tenemos que tener a nuestro lado a tres tipos de personas: a un sacerdote, un contador y un buen abogado. El primero para la pureza del alma, el segundo para la sanidad de las finanzas personales y el último, para reforzar el trabajo de los dos anteriores.

No hay duda que nuestra vida está girando entorno a diversos acontecimientos jurídicos. Desde antes de nacer ya contamos con la protección jurídica. Al nacer irremediablemente debemos estar inscritos en el registro civil de la localidad para emitir nuestros documentos que acreditan nuestra identidad. Si nos vamos a lo largo del tiempo de la vida, tenemos derechos al mismo tiempo que obligaciones que nos hacen sujetos sometidos en la normatividad legal. Para casarnos, en la compra de cosas, propiedades, en la acreditación de estudios. Inclusive hasta la muerte dejamos pendientes que nos gustaría tener la seguridad jurídica de que nuestra descendencia no tenga que sufrir las consecuencias de malas decisiones. Somos sujetos de derechos y obligaciones en una sociedad que aspira a vivir en paz y en arrmonía donde el Derecho juega un papel importante para la creación y consolidación de esas alternativas.

Pero también podemos estar sujetos a otros procedimientos legales sin la intención de enfrentarlos. Ejemplo de ello pueden ser los accidentes de tránsito, ya sea que seamos los responsables del incidente como una víctima circunstancia de los hechos.

Todo esto nos lleva a considerar la importancia de contar con la asesoría legal pertinente y oportuna, además de ética y comprometida en la defensa de los intereses jurídicos que como clientes nos interesa hacer valer.

Ejemplo de ese compromiso son los abogados en Valencia que asumen con integridad el compromiso de aportar todo el conocimiento y experiencia en beneficio de los clientes.

¿Qué es lo que requieren los clientes de un abogado?

Justamente el compromiso de asumir la defensa de los intereses jurídicos. Un asesor que nos permita contar con las alternativas reales para solucionar los problemas que enfrentamos.

También es necesaria la honestidad profesional de saber hasta donde llegar en las estrategias jurídicas que nos imprescindibles de ejecutar con estricto apego a la práctica profesional y el respeto a los marcos jurídicos vigentes y pertinentes.

Una de las ramas más empleadas es la materia penal. Tal vez porque implica el riesgo de ser privado de la libertad y el miedo de la cárcel, que el abogado penal es uno de los profesionistas de Derecho que nadie quiere tener a su lado como asesor, pero que por las implicaciones y riesgos que conlleva, nos imprescindibles contar con los mejores.

Los problemas legales no pueden ser considerados poca cosa. La elección del asesor legal tampoco es decisión menor. Contar con un buen abogado nos permitirá salir airosos de las adversidades.

Así que no dudes en elegir a los mejores, de saber decidir e invertir en una correcta asesoría legal, comprometida y honesta. Esta en nuestro juego nuestro prestigio social y posiblemente hasta nuestra integridad en la libertad y seguridad.

A %d blogueros les gusta esto: