home Internacionales CIDH culmina visita de trabajo para monitorear la situación de los nicaragüenses forzados a huir de su país

CIDH culmina visita de trabajo para monitorear la situación de los nicaragüenses forzados a huir de su país

Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realizó visitas de trabajo a Costa Rica y Honduras, entre 19 y 24 de mayo de 2019, para monitorear y dar seguimiento a la situación de las personas nicaragüenses que se han visto forzadas a huir hacia estos países a raíz de la crisis iniciada el 18 de abril de 2018 en Nicaragua. A partir de los testimonios recibidos por el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), la CIDH se solidariza con el clamor de las miles de personas que esperan condiciones de seguridad efectivas y reales para regresar a su país. La delegación estuvo liderada por el Comisionado Joel Hernández, Primer Vicepresidente de la CIDH y relator para Costa Rica y para Honduras, quien fue acompañado por personal técnico de la Secretaría Ejecutiva.

Las actividades del MESENI en Costa Rica, del 19 al 21 de mayo, fueron realizadas en el marco de la invitación extendida por el Estado costarricense a la CIDH para supervisar la implementación de la Medida Cautelar Nº 321-12, adoptada el 30 de abril de 2015. La Comisión agradece al Gobierno de Costa Rica por su apertura y las plenas facilidades para la realización de esta visita. Asimismo, la CIDH reconoce el liderazgo y compromiso del Estado costarricense para la protección de los derechos humanos de la población nicaragüense.

En su visita, la CIDH sostuvo reuniones con el Presidente de la República Carlos Alvarado Quesada y con altas autoridades de la Cancillería. En esta oportunidad, la CIDH presentó a las autoridades costarricenses los avances del informe resultado de la visita de trabajo  realizada en octubre de 2018 para monitorear la situación de personas nicaragüenses que se vieron forzadas a huir a Costa Rica.

El MESENI también sostuvo reuniones con más de quince colectivos  y organizaciones de la sociedad civil de nicaragüenses en Costa Rica. Además, como parte de sus funciones para fortalecer las capacidades de la sociedad civil nicaragüense, el MESENI facilitó dos sesiones de capacitación sobre medidas cautelares y estándares internacionales en materia de verdad, justicia y reparación al consejo directivo de la Asociación de Madres de Abril (AMA), integrado por madres y familiares de personas que murieron en el contexto de la crisis en Nicaragua.

De acuerdo con los testimonios recibidos durante la visita, en Costa Rica persisten los desafíos documentados por la CIDH en octubre de 2018 para garantizar efectivamente el acceso a la salud, a la vivienda, a la educación y al trabajo de las personas nicaragüenses con necesidad de protección internacional. Si bien, las personas y colectivos de nicaragüenses manifestaron un sentimiento de agradecimiento con la apertura y acogida del Estado costarricense, también informaron a la CIDH sobre la larga duración de los procedimientos de protección y para el acceso a documentación, lo que se refleja en la posibilidad de acceso a otros derechos. Adicionalmente, el MESENI recibió información sobre actos de hostigamiento y amenazas a través de redes sociales, mensajes de texto y llamadas en contra de las personas nicaragüenses por su participación en las protestas sociales o por ser identificadas como opositoras al gobierno. En dichas amenazas, las personas reciben señalamientos sobre su domicilio actual en Costa Rica, incluso fotografías, así como mensajes intimidatorios.

Por otra parte, entre el 21 y el 24 de mayo, la CIDH realizó una visita de trabajo a Honduras con el objetivo inicial de dar seguimiento a las recomendaciones formuladas por la CIDH en las Observaciones Preliminares realizadas en el 2018. En el contexto de esta visita, el equipo técnico del MESENI tuvo por primera vez la oportunidad de recabar información en terreno sobre la situación de los nicaragüenses que huyeron a este país. La Comisión reitera su agradecimiento al Estado por la anuencia y colaboración para la realización de esta visita.

En Honduras, el MESENI sostuvo reuniones con autoridades del Instituto Nacional de Migración, organizaciones de la sociedad civil y con la Oficina Nacional del ACNUR. La CIDH agradece la colaboración e información suministrada. Adicionalmente, la CIDH saluda los esfuerzos desplegados por estas entidades para la atención de la población nicaragüense con necesidades de protección internacional y asistencia humanitaria.

Según la información y los testimonios recabados durante la visita, en Honduras se ha registrado un aumento en el número de personas nicaragüenses migrantes como consecuencia directa de la represión estatal iniciada en 2018. En particular, ante el inicio de la criminalización y persecución estatal en el marco de la “Operación Limpieza”, decenas de estudiantes y personas que participaron en las protestas sociales y en los tranques se habrían visto forzadas a huir hacia Honduras, algunas de ellas de manera irregular y después de pasar varios días “enmontañados” por la persecución de la que fueron víctimas. Actualmente, las personas indicaron que sufren de hostigamientos y amenazas a través de redes sociales por parte de simpatizantes del Gobierno nicaragüense. En algunos casos sus familiares que permanecen en Nicaragua también son víctimas de señalamientos e intimidación por los Consejos de Poder Ciudadano (CPC) del barrio con el objetivo de conocer su ubicación o desincentivar a las personas de regresar.

Los solicitantes de protección internacional expresaron una buena disposición y apertura de las autoridades hondureñas. Sin embargo, el MESENI recibió información sobre diferentes obstáculos para el acceso a un empleo y a la educación derivado de no contar con documentos de identidad o de acreditación de estudios. Lo anterior, dificultaría sus condiciones de vida y, en muchos casos habría llevado a varias personas buscar un tercer país de destino ante la imposibilidad de retornar a Nicaragua en condiciones de seguridad.

La CIDH llama a los Estados de Costa Rica y de Honduras a garantizar los derechos humanos de las personas nicaragüenses, incluyendo el derecho a buscar y recibir asilo, a la no devolución, a la no discriminación y a la justicia; así como los derechos económicos, sociales y culturales, como el derecho al trabajo, la vivienda, la educación y la seguridad social, desde el momento en que presentan su solicitud del reconocimiento de la condición de refugiado u otras formas de protección internacional. Para lo anterior, la Comisión exhorta a los Estados a garantizar que la dificultad de muchas personas nicaragüenses para contar con documentos de identidad no afecte el goce efectivo de sus derechos.

“Sin duda, la colaboración y solidaridad de las autoridades costarricenses y hondureñas ha sido esencial para acoger a los miles de nicaragüenses que se vieron forzados a huir. Saludamos el compromiso y responsabilidad que han asumido estos Estados para brindar protección a este grupo”, señaló el Comisionado Joel Hernández, Relator para Honduras y Costa Rica. “A pesar del acogimiento en estos países, recibimos una demanda generalizada de los nicaragüenses exiliados y desplazados de tener garantías de seguridad que les permitan regresar a Nicaragua junto a sus familias, recuperar sus empleos, educación y la vida que tenían antes del inicio de la represión”, añadió.

“La CIDH continúa recibiendo información abundante sobre la continuación de la represión en contra de las personas nicaragüenses identificadas opositoras al gobierno, defensoras de derechos humanos y líderes sociales, incluso patrones represivos que van más allá de las fronteras”, expresó la Comisionada Antonia Urrejola, Relatora para Nicaragua. “Frente a la negativa para que el MESENI regrese a Nicaragua, la CIDH continuará con visitas a otros países para acompañar y escuchar a las y los nicaragüenses desplazados”, agregó. “La CIDH llama a los Estados de la región a implementar una estrategia basada en la responsabilidad compartida y en el abordaje desde un enfoque de derechos humanos ante la migración forzada de las personas nicaragüenses”, señaló el Comisionado Luis Ernesto Vargas Silva, Relator sobre los Derechos de los Migrantes.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Boletín de prensa

A %d blogueros les gusta esto: