home Derecho civil Tipos y elementos importantes de un contrato

Tipos y elementos importantes de un contrato

Unos de los documentos más importantes en la vida de todos los individuos: es sin duda los contratos. Esos documentos son parte esencial para regular diferentes aspectos de la vida humana. Es por ello de que hay contratos en los ámbitos civiles, laborales, profesionales y hasta comerciales.

La comprensión de qué es un contrato como documento legal se vuelve prioritario para evitar consecuencias jurídicas que nacen por la falta de cumplimiento de algunas de las partes que intervienen en su elaboración y firma.

El grupo de especialistas Pro Quo Abogados nos ofrece, gracias a las ventajas de la difusión de información de la web, una serie de datos e información de los contratos.

Es muy importante estar conscientes que la firma de un contrato, por las obligaciones y derechos que genera, es un documento que siempre deberá ser firmado con el libre consentimiento, sin ningún vicio de coacción que limite el ejercicio pleno de la voluntad. También es fundamental que las personas que firman y que se comprometen al cumplimiento de las cláusulas de un contrato conozcan con profunda claridad el contenido y el alcance legal de éstas. ¿Cuántas veces al analizar una situación jurídica por incumplimiento de contrato no se deriva de la ignorancia o desconocimiento de una de partes del contenido?

Para que existe un contrato es necesario contar con un objeto que es lo que define su creación y naturaleza. El objeto puede ser el otorgamiento o adquisición de un préstamo, el desarrollo o implementación de una actividad profesional o recreativa, la necesidad de otorgar y requerir de un servicio de trabajo u oficio. Se destaca que el objeto debe ser lícito, es decir, conforme al derecho. No son admisibles y son de nulo derecho los contratos que tengan un objeto ilícito.

También los contratos deben contar con una causa, que en sentido estricto significa el establecimiento de un intercambio de una cosa por una contraprestación que puede ser de carácter económico. De aquí surge los derechos y las obligaciones.

Regresando al tema de consentimiento, es más que claro que debe no debe quedar dudas de este. Por lo menos se reconoce tres tipos de consentimiento. De forma expresa cuando se manifiesta en un escrito, la verbal que corresponde al uso de palabras y la tácita que se da por las acciones que dan a entender que se ha aceptado la celebración de un contrato. Ejemplo de esto puede ser subirse al servicio de transporte público, donde no se firma específicamente un contrato, pero al pagar por el servicio y recibir el ticket de recibo, son acciones que presuponen su celebración.

A estos elementos esenciales se le suma la personalidad y la capacidad jurídica que como características de las partes firmantes se requiere se cumpla para que un contrato se pueda celebrar. De tal manera, que si uno no tiene la aptitud para ser sujeto de derechos y obligaciones, como también, no se cuenta con la idoneidad para ejercer por sí mismo los derechos y obligaciones (personalidad y capacidad jurídica, respectivamente), los contratos celebrados en estas condiciones se consideran de nulo derecho.

Es por ello, que un documento tan cotidiano requiere de nuestra atención y conocimiento. Así que abrimos el espacio para que conozcas más de los contratos y consultes a los especialistas que te pueden orientar de mejor manera para asegurar la certidumbre y la certeza jurídica al celebrar un contrato.

 

 

 

 

Fuente: https://www.proquoabogados.com/contrato/

A %d blogueros les gusta esto: