home Editoriales Declaración de impuestos

Declaración de impuestos

 

Una de las cosas que no queda otro remedio que soportarlas es el pago de impuestos.

Estrictamente el gobierno no es una entidad que tenga una naturaleza de lucrar con su actividad, muy contrario a las entidades privadas o empresas que no se concebirían su existencia sin la meta de conseguir ganancias por el desarrollo de sus actividades.

Pero el gobierno, hay que reconocerlo, tiene que obtener recursos para su propia subsistencia y también para desarrollar sus diferentes programas y dotar a los ciudadanos de servicios públicos que se esperan sean de calidad. Por lo cual, los impuestos constituyen un elemento esencial en la dinámica y administración del gobierno, ya que en la declaración de impuestos los ciudadanos informan de sus actividades económicas y se hace un ajuste contable para determinar la cantidad a pagar, o en su caso, de lo que el gobierno debe devolver.

Es muy importante contar con la debida asesoría de un despacho contable que integre no solamente la experiencia del contador que se especializa en los cálculos correspondientes, sino que también, cuenten con la debida asesoría de un buen abogado con experiencia en la materia fiscal o tributaria. Los sistemas fiscales no resultan sencillos por la complejidad de los cálculos y las diversas reformas legales que en la búsqueda de una mayor recaudación y al mismo tiempo control por los delitos financieros la legislación es robusta.

Recientemente, la autoridad recaudatoria de México dio a conocer una lista de diferentes artistas y personalidades de la política mexicana que el sexenio pasado recibieron la condonación de impuestos. Más allá de la política actual del régimen de Lopez Obrador, actual presidente de México y el combate al favoritismo que es una forma de corrupción, muchos involucrados arguyeron que la condonación, que en ese entonces tenía un fundamento legal, se otorgó por errores contables, no por la intención de defraudar al Estado con dolo al intentar no cumplir con las obligaciones tributarias.

¿Debemos pagar impuestos?

No hay cabida a una respuesta negativa.

Por el simple hecho de iniciar nuestras actividades laborales de manera formal ya nos hace sujetos de un crédito fiscal que nos perseguirá toda la vida, inclusive aún muertos si no hemos liquidado correctamente las obligaciones tributarias se pueden heredar de manera legítima a los beneficiarios de la herencia o legado.

Por lo cual, es un signo de madurez ciudadana y de participación responsable contribuir con el gobierno para que pueda cumplir con su encomienda como autoridad y entidad que apoyará, por medio de su responsabilidad constitucional a la prestación de los servicios públicos y los apoyos, que desde los diferentes ámbitos de la administración pública se prestan para abatir los rezagos sociales o atender emergencias e imprevistos sociales que pueden provocar riesgos y vulnerabilidad social.

En la actualidad, el régimen de gobierno de López Obrador insiste en confiar en la buena voluntad y sabiduría del pueblo mexicano para solicitar que los mexicanos y extranjeros que tengan la obligación de pagar impuestos que se cumpla a cabalidad. Con ello, se ha insistido, será la mejor manera de consolidar las mejores condiciones de crecimiento y desarrollo social que fortalecerá a la democracia mexicana.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: