home Internacionales En un mundo con COVID-19, la ONU es más necesaria que nunca, asevera el Secretario General

En un mundo con COVID-19, la ONU es más necesaria que nunca, asevera el Secretario General

Al cumplir 75 años, Naciones Unidas vive su «momento 1945», dijo este miércoles el Secretario General, refiriéndose al año de fundación de la Organización al término de la Segunda Guerra Mundial y equiparándolo con la coyuntura actual, cuando el mundo se encuentra asolado por la pandemia de COVID-19, que se ha cobrado ya cerca de un millón de vidas.

En una conferencia de prensa previa al inicio del debate de alto nivel de la Asamblea General, la semana próxima, António Guterres pugnó por la unión internacional para encarar la emergencia sanitaria.

«De alguna manera estamos viviendo un momento semejante al de la fundación en 1945, ese año acabó la Segunda Guerra Mundial, pero ahora con el COVID-19 y las condiciones climáticas tenemos nuevamente una señal de alarma que indica que debemos unirnos para sumar nuestras capacidades y para -independientemente de las diferencias que existan y de la afirmación de la soberanía nacional, que todos reconocemos- buscar una gobernanza global más eficaz y conseguir una cooperación internacional que pueda responder a los enormes desafíos que enfrentamos», explicó.

Guterres identificó al coronavirus como la mayor amenaza mundial a la seguridad y recalcó que aún se encuentra fuera de control.

De alguna forma vivimos un momento semejante a 1945, ese año acabó la Segunda Guerra Mundial,  ahora tenemos el COVID-19 y las condiciones climáticas. Tenemos una nueva señal de que debemos unirnos.

A la altura del momento

Agregó que, al igual que en 1945, el mundo precisa estar a la altura del momento y mostrar un frente unido para resolver los problemas, «sean estos epidemias, alteraciones climáticas, riesgos acarreados por las tecnologías o peligros de una conflagración mundial que tendría consecuencias desastrosas».

«Tenemos que mostrar unidad como jamás lo hemos hecho para superar la emergencia actual, hacer que el mundo vuelva a moverse, a trabajar y a prosperar, y debemos mantener la visión de la Carta de la ONU», acotó.

«Por eso creo que las Naciones Unidas nunca fueron tan necesarias como hoy», puntualizó el líder de la ONU, aceptando que la misión del organismo mundial no es fácil puesto que un virus tiene a la humanidad de rodillas, además de que se está perdiendo la guerra contra el cambio climático y hay amenazas nucleares y cibernéticas.

Para Guterres, en estas circunstancias «se torna claro que tenemos que ser humildes, reconocer nuestra vulnerabilidad y reconocer que nos tenemos que unir y ser solidarios para poder responder a estos desafíos».

Una vacuna de la gente

Insistió en que el coronavirus avanzó de una forma rápida y trágica porque en los países no hubo la capacidad de coordinar esfuerzos y reiteró que es la hora de trabajar unidos para responder de una forma efectiva y evitar que haya una segunda oleada de contagios que eche por tierra los avances conseguidos.

El Secretario General se refirió una vez más a los proyectos en curso para desarrollar una vacuna contra el COVID-19 diciendo que la inmunización debe ser «un bien público global» ya que el virus no respeta las fronteras.

Necesitamos una vacuna asequible que esté disponible para todos, una vacuna de la gente.

«Necesitamos una vacuna asequible que esté disponible para todos, una vacuna de la gente», enfatizó nuevamente.

Alto el fuego

Durante la rueda de prensa, el titular de la ONU recordó que en marzo pasado llamó a un algo el fuego global y adelantó que el martes que viene renovará el llamamiento al dar inicio el debate de alto nivel de la Asamblea General, esperando que la comunidad internacional se movilice y que su exhortación se convierta en realidad para fin de año.

Al hablar sobre los conflictos internacionales, indicó que ha habido algunos pasos esperanzadores hacia la paz en Afganistán y Sudán, además de que las hostilidades han disminuido en Siria, Libia y Ucrania, lo que abre una oportunidad para la democracia.

Con respecto a Yemen, informó que la ONU presiona para lograr un alto el fuego y abogó por perseverar en el trabajo para resolver el conflicto pese a la profunda falta de confianza que impera en el país.

«Debemos aprovechar todas las oportunidades que se presenten para impulsar colectivamente la paz», enfatizó.

Una Asamblea General diferente

Sobre la 75ª Asamblea General, dijo que «será diferente a todas las anteriores» a causa de la emergencia que enfrenta el mundo, «una crisis como no veremos otra en nuestras vidas».

No obstante este impedimento, Guterres se mostró complacido al anunciar que el debate general contará con la participación en video de hasta 170 jefes de Estado y de gobierno, el mayor número de mandatarios en una Asamblea General registrado hasta ahora.

La tecnología permitirá que el máximo evento anual de la ONU se lleve a cabo a distancia; sin embargo, cuando se le preguntó si esto daría pie a un nuevo estilo de trabajo para la Organización, el Secretario General sostuvo que la diplomacia requiere de un contacto personal.

«La experiencia me ha enseñado que los mayores avances resultan del contacto personal al ejercer la diplomacia. Soy un convencido de ello», manifestó.

 

 

 

 

Boletín de prensa de la ONU

A %d blogueros les gusta esto: