home Internacionales Destacan la victoria de Lasso como un ejemplo de libertad para Iberoamérica

Destacan la victoria de Lasso como un ejemplo de libertad para Iberoamérica

Quito, 23 may (EFE).- Políticos y académicos destacaron este domingo la victoria del conservador Guillermo Lasso en Ecuador como un ejemplo de «libertad» para Iberoamérica, y exhortaron a una lucha contra el populismo y la dictadura para que también Perú se mantenga dentro de la «libertad» y «democracia».

Así coincidieron varios de los ponentes del foro iberoamericano «Desafíos de la libertad», organizado en Quito por la Fundación Internacional para la Libertad, del escritor Mario Vargas Llosa, y en el que participaron presencial o virtualmente el presidente colombiano Iván Duque, el expresidente español José María Aznar, o el líder de la oposición española Pablo Casado, entre muchos otros.

El Foro, que se enfocó en la defensa de la democracia y las libertades de expresión y de mercado desde una perspectiva liberal, fue clausurado por Lasso, que mañana será investido presidente de Ecuador, el primer conservador en el país andino desde 2003.

«Se deroga la Ley de Comunicación, no puedo ponerle ‘del correísmo’ porque es demasiado», anunció Lasso en su discurso sobre el que será su primer decreto, en alusión a la conocida ley del expresidente Rafael Correa (2007-2017) que ha sido considerada una ley mordaza por los medios y organizaciones internacionales.

El mandatario saliente Lenín Moreno la enmendó para suavizarla, pero no a completa satisfacción de los medios.

El nuevo presidente ha querido que ese anuncio fuera su signo de libertad para esta nueva andadura, aunque advirtió que el de la «libertad» es un «bastión que hay que defenderlo», dado que «desde hoy está amenazado» porque el correísmo no le va a «perdonar que les ganara en las urnas limpiamente».

QUITO «CAPITAL DE LIBERTAD»

Varios participantes incluso evocaron el pasado de Quito como germen de libertad hace dos siglos, y que, a su juicio, vuelve a repetirse en un momento, dijeron, en que muchos países de América Latina se ven frente a la amenaza del totalitarismo y la pérdida de valores democráticos, por lo que la describieron como «capital de la libertad».

«Hoy es un día de alegría. Lo que está pasando aquí en Ecuador tiene que ser una referencia para toda la región», subrayó el líder de la oposición española, para quien «desde mañana, en la toma de posesión, tendremos a un Ecuador que va a actuar como factor de estabilización» en la región.

El Foro tuvo como invitado de honor al expresidente Aznar, amigo personal desde 1999 de Lasso y quien presentó una ponencia en la que alertó de una nueva bipolarización del mundo, esta vez entre China y EEUU, en la que Europa y Latinoamérica deberán decidir dónde situarse.

También habló del retroceso en América Latina a causa de la pandemia del coronavirus, que ha vuelto a destruir a la incipiente clase media para devolverla a la pobreza, y dejado a muchos países del continente en «una situación dramática».

Por su parte, en un mensaje grabado, el presidente Duque, que vive una ola de protestas sociales en Colombia, afirmó que «el deterioro de la democracia en una de las naciones del hemisferio, tiene consecuencias para todas las demás», como se ha visto, dijo, «con la ruptura del orden democrático en Venezuela».

«Venezuela, en mi infancia, era una isla de democracia en un continente rodeado de dictaduras. La historia nos jugó duro, y millones de venezolanos perdimos la libertad y la democracia», se lamentó el líder opositor Leopoldo López.

E instó a preguntar en la calle a cualquier de los millones de los migrantes venezolanos para entender lo ocurrido en su país, porque «dentro» o «fuera de la cárcel», «seguimos presos».

López también exhortó a la «organización para el activismo» con los sectores «más pobres y populares», para que la lucha por la libertad no sea «una lucha de las elites sino de las mayorías».

PERU, LA PROXIMA PRUEBA

Pero el principal foco del Foro estuvo en la elección presidencial el próximo 6 de junio en Perú, que los participantes perciben como un campo de batalla entre el «populismo» y el «totalitarismo» y la libertad, los primeros representados por la candidatura de Pedro Castillo, de Perú Libre, y la segunda por Keiko Fujimori, de Fuerza Popular.

En una conversación pregrabada, el escritor y presidente de la Fundación, Vargas Llosa, volvió a extender su apoyo a Fujimori, pese a sus diferencias, porque es necesario «salvar al país de un peligro enorme».

«Lo vemos en Venezuela, Cuba… No podemos permitir que eso ocurra en el Perú», apuntó el escritor.

Ella, por su parte, al recibir el abrazo de la Fundación liberal internacional, se comprometió a un respeto absoluto de los principios democráticos, a la separación de poderes, a la de libertad de prensa y expresión.

«Perú se ha convertido en el epicentro de una nueva batalla contra el comunismo y su nefasto discurso. Solo pretende dividir (la sociedad) entre ricos y pobres, con un afán perverso de una lucha clases, tal y como sucediera en Cuba y Venezuela», manifestó la política peruana al pedir el apoyo a su causa.

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: