home Perspectiva de género Unidas generamos el cambio que merecemos

Unidas generamos el cambio que merecemos

Por Brenda Alexia Medina Contreras

Facebook: Alexia Medina Contreras

Twiiter: ­@_ale1108

Hablar de la mujer mexicana es hablar de familia, amor, trabajo, empoderamiento, responsabilidad, emprendimiento, compromiso, unión, valentía y, aun así, no alcanzarían las palabras para definirla en su totalidad. En esta columna nos enfocaremos en reconocer la gran lucha que hacen todas las mujeres desde sus trincheras y la lucha que hicieron nuestras generaciones anteriores por una equidad real y una vida que nos permita desarrollarnos y evolucionar sin tantas limitaciones y que, gracias a esos logros, hoy disfrutemos lo que para ellas solo fue un sueño.

El 17 de octubre de 1953 se logró que la mujer pudiera votar, hecho que fue parteaguas en la toma de decisiones del país, pero no era suficiente, ya que era muy difícil ver a mujeres en cargos donde adquirieran poder para tomar decisiones; no obstante, hace unos días ocurrió otro acontecimiento histórico: la paridad de género, para que más mujeres tengan la posibilidad de conseguir mayor injerencia en la toma de decisiones del país. Esto es resultado de cada uno de las y los servidores públicos que lo propusieron y lograron su aprobación, pero también es resultado del gran trabajo que se ha realizado a lo largo de la historia, y en consecuencia, hoy ya no es imposible decir que una mujer es diputada, senadora, ministra, presidenta o lo que ella sueñe ser. Lo anterior permite darnos cuenta que desde nuestra posición debemos hacer, promover y concretar iniciativas que nos permitan una equidad para todas; es decir, desde una niña, adolescente, adulta joven y adulta de la tercera edad.

Lo anterior también trae consigo más luchas, ya que eso no nos da una equidad real para todas las mujeres, pues no podemos hacer caso omiso de la violencia que se ejerce hacia ellas desde la familia y la sociedad; desde un ambiente limitante para su desarrollo integral, con obligaciones excesivas; desde una cultura y una religión machista; o desde ideales impuestos hacia y sobre la mujer; desde prejuicios, feminicidios, violaciones, secuestros, desigualdad para los salarios, crianza, por hacer. ¡Ya basta de solo quejarnos, llorar, postearlo en redes sociales, no aportar, sentirnos infelices, hacernos las víctimas o hacer caso omiso o ignorar! Y tú mujer violencia y abuso a mujeres migrantes, etcétera.

Falta mucho, ¿qué piensas aportar desde tu posición para que esto cambie? Una gran contribución que podemos hacer como mujeres es unirnos y realmente apoyarnos, dejarnos de criticar, ser empáticas con otras y eso nos traerá resultados distintos. Es terrible escuchar que no hay peor enemiga para una mujer que otra mujer. Los resultados que se han obtenido no han sido satisfactorios. Aunado a ello, lo que necesitamos es estar unidas, porque requerimos el poder y la fuerza de todas.

De igual manera, también es importante mencionar que el hombre no es nuestro enemigo, sino nuestro aliado en todos los ámbitos. Hay hombres que nos apoyan, nos cuidan, nos aportan, nos protegen y son grandes partidarios para los logros de una equidad real; sin embargo, esta la otra parte de “los machitos”, pero recordemos que venimos de una educación machista en la que nosotras hemos sido y somos partícipes. Hoy puede ser un buen día para actuar, porque hay hombres que piden equidad en la crianza. El padre no amamanta, pero tiene un papel fundamental en la crianza de sus hijos e hijas, para crear una sociedad donde los derechos no solo se ejerzan por la condición de género, sino por el simple hecho de ser seres humanos. Por tanto, en nosotras está generar distintos cambios, si queremos resultados distintos, debemos actuar de formas distintas. Todo lo que sea para sumar, dejémoslo entrar en nuestra lucha y antes de victimizarnos hay que preguntarnos: ¿yo qué estoy aportando?

Nuestra historia nos dice que cuando nos unimos, nos organizamos, nos empoderamos y tenemos un objetivo en común, logramos cosas increíbles. ¡Mujer, te necesitamos desde donde estés, dando lo mejor de ti, aportando, empoderándote, desafiando toda esa crianza machista que por años nos ha educado, creando tu historia y cumpliendo tus sueños, sabiendo lo que vales y lo que puedes aportar! Yo si quisiera ver a mis generaciones más libres y creando cosas distintas. No me gustaría seguir viendo varones y mujeres violentados. ¡Todos valemos lo mismo!
Lo bueno y lo malo que hagamos hoy va a repercutir en nuestras generaciones futuras y actualmente se están logrando cambios increíbles que nos permiten criar niñas que aspiren a ser doctoras, presidentas, arquitectas y no solo unas princesas. ¡Necesitamos más mujeres hechas de fuego y de roble y no de papel! ¡Necesitamos más mujeres con decisión y pasión!

A %d blogueros les gusta esto: