home Legislativas Promueve Miroslava Sánchez la cultura de la donación de órganos

Promueve Miroslava Sánchez la cultura de la donación de órganos

La diputada de Morena plantea que precise en la ley que la decisión de donar es voluntaria y a título gratuito

 

Palacio Legislativo, 18-10-2020 (Notilegis).- La diputada Miroslava Sánchez Galván (Morena), presidenta de la Comisión de Salud, informó que impulsa una iniciativa de reforma a la Ley General de Salud para incentivar y promover la cultura de la donación de órganos. 

En un comunicado, señaló que su propuesta plantea establecer que compete a la Secretaría de Salud el control y vigilancia sanitarios de la donación, procuración, disposición y trasplantes de órganos, tejidos y células, en los términos establecidos por la Ley. Así como establecer y dirigir políticas en la materia, apoyada del Centro Nacional de Trasplantes y del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea.

Además, entre otras disposiciones, plantea precisar que la donación es el acto por el que el donador, de forma voluntaria y sin mediar pago, remuneración o contraprestación, consiente la disposición de su cuerpo, órganos, tejidos y células, en vida o después de su muerte, conforme a la ley y otras disposiciones jurídicas; y que los tres niveles de gobierno establezcan centros de trasplantes. 

«En la propuesta de reforma no se pretende dar una carta abierta para la donación de un órgano a cambio de una contraprestación de cualquier tipo, sino que propone el uso de un documento en el que se exprese claramente que la decisión de donar es voluntaria y a título gratuito, pero sin las formalidades que actualmente existen en la legislación y que desincentivan que más personas se animen a ser donadores», precisó. 

Argumentó que la donación y trasplante de órganos son una importante herramienta médica que permite incrementar la esperanza de vida de pacientes que padecen enfermedades crónico-degenerativas o que, como resultado de accidentes, requieren de esos procedimientos para salvar la vida o continuar desarrollando sus actividades cotidianas.

«Lamentablemente en nuestro país lo que se conoce como ‘cultura de la donación’ no es una práctica común y tampoco se encuentra muy difundida y arraigada en la mayoría de la población, motivo por el que existe un elevado número de pacientes en espera de un trasplante de órgano que pueden pasar años esperando a que el procedimiento sea concretado», dijo. 

Puntualizó que existen dos tipos de donadores de órganos: vivos y muertos. Por lo general, un alto porcentaje de donadores vivos son familiares consanguíneos de los pacientes, siendo los más significativos los donadores de riñón; en tanto que los donadores muertos son, mayormente, desconocidos de los receptores y son proveedores de órganos como corazón, hígado, córneas y pulmón. 

Agregó que resulta difícil concretar la donación entre vivos incluso tratándose de familiares, en especial por condiciones como la compatibilidad entre el donante y receptor. En donadores muertos, la problemática surge en atención a la falta de información que impide que las personas realicen los requisitos y formalidades que dispone la legislación vigente para permitir la donación de órganos. 

Sánchez Galván acotó que actualmente en México los trasplantes pueden ser realizados únicamente en instituciones que cuenten con la licencia sanitaria para realizar actividades de donación, trasplantes y/o banco de tejidos, emitida por la Secretaría de Salud. 

«No obstante la disponibilidad de órganos para donación en nuestro país no alcanza las cifras deseables y necesarias para dar atención a la alta demanda de órganos y a una creciente cantidad de pacientes que año con año se incorporan a las listas de espera del Registro Nacional de Trasplantes, en especial de pacientes de enfermedades crónico degenerativas», agregó.

La legisladora por el estado de Coahuila señaló que para las personas en lista de espera de un trasplante un donador fallecido puede aportar, en el mejor de los casos, un corazón, un par de pulmones, un hígado, un riñón, un páncreas y un par de córneas, lo que lo convierte en la esperanza de vida de al menos cinco pacientes.

Si bien, explicó, somos conscientes que las reformas a la Ley General de Salud en materia de trasplantes no resolverán por sí solas el problema, también estamos ciertos que las reformas que se contienen en esta iniciativa podrán facilitar el que más personas tengan la facilidad de que estén en condiciones de convertirse en donadores bien vivos o, en su caso, una vez que hayan fallecido.

Finalmente, la diputada de Morena consideró que su iniciativa busca eliminar del cuerpo de la ley aquellas formalidades legales que lejos de ayudar a promover una cultura de la donación y facilitar la voluntad de una persona que ha decidido convertirse en donador una vez haya fallecido, dificultan la materialización de tal decisión en perjuicio no solo del donador y su capacidad jurídica.

La iniciativa de la diputada Miroslava Sánchez Galván, que modifica los artículos 313, 314 Bis1, 322, 327, 332, 333, 335 Bis, 337, 338, 314, 319 Bis, 328 y 343; y se deroga el artículo 342 de la Ley General de Salud, fue turnada a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados para su análisis y dictaminación.

 

 

 

 

Boletín de prensa

A %d blogueros les gusta esto: