home Internacionales Prevalece confusión con ley de uso recreativo de marihuana en California

Prevalece confusión con ley de uso recreativo de marihuana en California

Por José Romero Mata. Corresponsal

Los Ángeles, 30 Sep (Notimex).- A nueve meses de haber entrado en vigor la autorización para el consumo recreativo de marihuana en California, aún prevalece la confusión en la aplicación de la ley, en especial en el conflicto con las normas federales.

La industria de la marihuana con un potencial económico de siete mil millones de dólares está creciendo a pesar de una serie de obstáculos, incluidas las prohibiciones federales, la falta de claridad en las leyes de California y un confuso mosaico de políticas locales.

La confusión principal radica en que el consumo y producción de marihuana recreativa a nivel federal esta prohibida, es ilegal y es perseguida por autoridades federales, no así en California, donde se aprobó a partir del 1 de enero de 2018.

El principal regulador de marihuana de California, Lori Ajax, reconoció en entrevista con Notimex, que el estado sigue en un difícil período de transición, ya que intenta transformar lo que una vez fue un mercado mayoritariamente ilegal, en una economía multimillonaria regulada.

“Desafortunadamente, hay confusión ( …) California lanzó amplias ventas legales el 1 de enero, y desde entonces las reglas temporales han regido las ventas, el crecimiento y la fabricación de todo”, señaló.

Se especuló que la ciudad de Los Ángeles se perfilaba para ser el mercado de marihuana más grande del mundo, pero durante los 20 años que la marihuana medicinal ha sido legal en California (su uso fue aprobado en 1996), la ciudad no ha creado un marco regulatorio para que la industria pueda operar y crecer de manera legal.

El problema es que la marihuana sigue siendo ilegal, según la ley federal, y está clasificada como una droga de la Lista 1 sin valor medicinal y con un alto potencial de abuso.

Cuando autoridades de California recién lanzaron sus últimas regulaciones de la industria de la marihuana, la respuesta de las empresas de cannabis en la entidad fue en gran parte silenciada.

Estas nuevas regulaciones forman parte de un proceso establecido de forma legislativa y en donde el total de regulaciones se espera que se conozcan hasta enero de 2019, aunque en los hechos ya este legalizada la marihuana.

Hezekiah Allen, director ejecutivo de la Asociación de Productores de Cannabis de California, reconoció que hay mucha confusión, “pero como sea, ya se tiene un paso adelante en este asunto”, indicó.

Las reglas actualizadas provienen de las tres agencias que supervisan la industria de California: la Oficina de Control de Cannabis gobierna minoristas, distribuidores, laboratorios de pruebas y microempresas; el Departamento de Alimentos y Agricultura que regula a los productores autorizados; y el Departamento de Salud Pública que gobierna a fabricantes de comestibles.

Otra disputa política no resuelta es sobre los topes de áreas de cultivo. The Growers Association presentó una demanda sobre lo que sostiene es una laguna regulatoria que los cultivadores a escala comercial están explotando.

El avance de California hacia un mercado más altamente regulado “es como un rodeo que vale la pena mirar”, comentó Kristin Nevedal, quien preside la Asociación de la Industria del Cannabis de California y la Asociación Internacional de Granjeros de Cannabis.

Mientras California lanzó sus mercados médicos y recreativos el 1 de enero de 2018, las protecciones legales para los colectivos y cooperativas de cannabis en el estado se mantendrán vigentes hasta el 9 de enero de 2019.

Después de esa fecha, sin embargo, las entidades de marihuana que continúen operando sin una licencia estatal adecuada estarán sujetas a una serie de sanciones penales.

California tiene 59 condados, pero sólo alrededor del 27 por ciento de las jurisdicciones han creado vías comerciales de cannabis para convertirse en entidades legales. Eso deja fuera a muchas entidades que han operado bajo el lenguaje cooperativo colectivo.

La fijación de precios en el mercado mayorista es la más baja que haya existido, alrededor de 700 a 800 dólares por unidad, pero eso no va a ser realmente sostenible, estimó Nevedal.

Además, los impuestos que ya pagan las empresas de la marihuana realmente han sido un desafío, y ahora estamos agregando costos de cumplimiento y distribución, añadió.

Aparte de las preocupaciones de California, Nevedal recomendó que por ahora el mejor consejo para los productores que recién están comenzando “es que sean más que pacientes”.

En fecha reciente, en Long Beach, a unos 50 kilómetros al sur de Los Ángeles, las autoridades locales aprobaron la apertura de cuatro dispensarios legales de venta de marihuana.

La ciudad, por su lado reguló que no se permitan más de 32 tiendas minoristas en lLong Beach y los productos no se pueden ver desde el exterior.

“Permitimos hasta 32 tiendas minoristas en nuestra ciudad, pero eso excluye los otros tipos de negocios: cultivadores, fabricantes, distribuidores, evaluadores de laboratorio”, precisó Ajay Kolluri, gerente del programa de cannabis de Long Beach.

Kolluri dijo que aunque las ventas de marihuana recreativa se legalizaron hace nueve meses, Long Beach se está moviendo lentamente, asegurándose de que el acceso a la marihuana sea seguro, e incluso a esa velocidad la ciudad todavía está por delante de la curva.

“La ciudad de Long Beach es en realidad una de las primeras en adoptar la marihuana con las nuevas formas”, aseguró Kolluri, tras agregar que “alrededor del 80 por ciento de las ciudades de California todavía no permiten las ventas de marihuana”.

Con un año de ventas de marihuana medicinal, Kolluri dijo que la ciudad había escuchado pocas quejas relacionadas con la venta de marihuana.

Descubrir los dispensarios no es fácil. Las reglas de la ciudad no permiten que se vea ninguno de los productos desde el exterior. La nueva industria todavía está lidiando con la reputación a cuadros de la marihuana.

Si planea visitar un dispensario, hay dos cosas que debe traer: una identificación que demuestre que tiene al menos 21 años de edad y dinero en efectivo, debido a las leyes federales, no se aceptan tarjetas de crédito.

Los negocios de marihuana ahora están fuertemente gravados y regulados en California, ya que se ocupan de productos que contienen CBD y THC, un compuesto que puede hacer que los consumidores aumenten.

“Desafortunadamente, las ciudades, primero con cannabis y ahora con cáñamo, a menudo no tienen ni idea con las nuevas variedades”, dijo Michael Chernis, un abogado con sede en Santa Mónica que trabaja con la industria del cannabis.

Y cuando las ciudades no entienden completamente un problema, la respuesta predeterminada suele ser rechazar las empresas, añadió.

Chernis espera que California en algún momento comience a regular los productos de CBD, derivados del cáñamo, más como los productos de marihuana, que requieren un cierto nivel de pruebas y licencias.

El mercado legal de marihuana más grande del país está luchando. Las ventas ilícitas continúan prosperando. Una cadena de suministro inestable hace que los clientes miren estanterías desiertas en algunas tiendas. Hay problemas de prueba.

Una propuesta para permitir entregas de marihuana en el hogar en ciudades que han prohibido la venta de marihuana podría llevar a una pelea en el tribunal.

Una audiencia reciente en Los Ángeles proporcionó una ventana a la emergente economía de la cannabis del estado, en la que el entusiasmo inicial por las amplias ventas legales ha sido seguido por la ansiedad y la frustración en una gran parte de la industria.

Desde tentempiés llenos de marihuana hasta lociones y bálsamos infundidos. El estado ahora está considerando cambios en esas reglas, aunque es probable que pasen meses antes de que las revisiones entren en vigencia.

Entre las regulaciones que permiten la proposicion 64 para la marihuana recreativa establece que se puede usar y cultivar marihuana para uso recreativo personal si se tiene 21 años o más.

El consumidor puede tener hasta una onza (unos 28 gramos) de marihuana y .3 onzas (unos ocho gramos) de marihuana concentrada. La puede fumar en un hogar o negocio con licencia para el consumo de marihuana en el sitio.

Puede cultivar hasta seis plantas en un hogar; no se puede fumar la marihuana en el automóvil ni mucho menos conducirlo al mismo tiempo de haberla fumado, y no se puede fumar en público ni en áreas públicas prohibidas para fumar, como escuelas, edificios públicos y parques, entre otros.

Un distribuidor de marihuana a gran escala podría recibir una multa de entre ocho mil dólares a 250 mil dólares por infringir las normas estatales, de acuerdo con las pautas disciplinarias publicadas por autoridades estatales.

Por ahora, los reguladores dicen que planean mantener un enfoque más suave para la aplicación, en lugar de represiones inmediatas en las que se imponen multas a las empresas que no respetan la ley.

Hasta ahora más de dos mil 800 compañías diferentes en California poseían licencias comerciales temporales de cannabis a finales de junio, según un análisis de MJBizDaily, de los datos de los licenciatarios estatales.

Ese total incluye empresas integradas verticalmente que tienen múltiples tipos de licencias y pueden estar sujetas a inspección. Además, los permisos anuales completos están pendientes y las licencias temporales aún se emiten de forma continua.