home Internacionales, Perspectiva de género Mujeres en Senegal piden apoyo para comunidades pesqueras

Mujeres en Senegal piden apoyo para comunidades pesqueras

Dakar, 16 May (Notimex).- Ante el anuncio del gobierno de Senegal de iniciar trámites para otorgar licencias de pesca a embarcaciones de China y Turquía, diversos grupos de ese país afirmaron que durante esta crisis de salud, lo que se necesita es apoyar sistemas de procesamiento, ya que varios peces desaparecieron.
“Mucho tiempo, a un gran número de embarcaciones se les han otorgado licencias para pescar en nuestras aguas. Sus actividades continúan presionando nuestro trabajo de procesamiento de pescado. Los peces que solíamos ver abundantemente en el pasado han desaparecido», dijo Jaba Diop, coordinadora de la Coalición Nacional de Procesadores Femeninos de Pescado de Senegal.
En las últimas semanas, reportes de prensa señalaron que ha habido un proceso para la emisión de 54 nuevas licencias para buques pesqueros industriales de China y Turquía. Algunos de ellos, implicados en prácticas de pesca ilegales no declaradas y no reguladas que fueron denunciadas previamente por Greenpeace.
Por su parte, Fatou Samba, presidenta de procesadoras de pescado del sitio de procesamiento de Khelcom en Bargny, cerca de Dakar, señaló que “en lugar de pensar en apoyarnos y asegurarnos de que tenemos seguridad alimentaria durante esta crisis de salud, el gobierno está considerando otorgar nuevas licencias de pesca a buques extranjeros”.
De acuerdo con reportes de la organización ambientalista Greenpeace, Fatou, “junto con miles de otras mujeres en África occidental, procesa el pescado capturado por los pescadores locales para proporcionar una fuente sostenible y asequible de alimentos y medios de vida en toda la región”.
Señaló que en Senegal, el pescado representa alrededor del 70 por ciento de la ingesta de proteínas animales para los ciudadanos.
“Como la mayoría de los lugares del mundo, las poblaciones de peces están disminuyendo en las aguas de África occidental como resultado de la sobrepesca. La competencia desleal con las empresas de pesca y harina de pescado a gran escala está empeorando la situación, amenazando la seguridad alimentaria y el empleo”, dijo.
El Programa Mundial de Alimentos afirma que más de 40 millones de personas en África occidental tendrán dificultades para alimentarse en los próximos seis meses. “Esos son 20 millones de personas adicionales debido al impacto socioeconómico del coronavirus”.
La ONG apuntó que Samba y los integrantes del sector de la pesca artesanal trabajan sólo tres días a la semana desde la aparición del coronavirus (COVID-19), en comparación con los siete días antes de la crisis, mientras que los buques pesqueros industriales continúan sus actividades sin restricciones.
Refirió que varias mujeres procesadoras de pescado senegalesas protestaron esta semana frente al Ministerio de Pesca y presentaron sus demandas a las autoridades para detener la producción de harina y aceite de pescado en esa región.
Greenpeace apuntó que “es momento de que el gobierno aumente su apoyo a las comunidades pesqueras locales, que contribuyen a sistemas alimentarios robustos que nutren a las personas y protegen nuestros océanos”.

A %d blogueros les gusta esto: