home Daniel Moisés Alcasio Guerrero Las guarderías no son objeto de corrupción cuando se trata de un desarrollo del menor

Las guarderías no son objeto de corrupción cuando se trata de un desarrollo del menor

En días pasados me llamo mucho la atención del anuncio de la desaparición de guarderías por parte del sector público toda vez que se detectaron actos de corrupción dentro de las estancias, por lo que llama a que la nueva dinámica de la cuarta transformación, devela que los paganos también deben ser los menores que en su primera infancia, su primera inclusión con la sociedad deba desaparecer, lo cual me permito hacer un análisis del tema.

Primeramente debemos comprender que las estancias infantiles no son la permanencia de todo el día, son solamente una estadía temporal dentro de las actividades diarias de los padres, que ya sea al salir a comer, o en horario de oficina, los mismos puedan pasar por los menores a las guarderías y poderlos llevar a casa de los abuelos o de algún hermano, etc. etc., vamos a poner en contexto que en más de un caso ha sido productivo la estancia de los menores en las guarderías por que aprenden todo ese cúmulo de dinámicas que los padres en la mayoría de las ocasiones no es posible enseñar o inculcar por las cuestiones de trabajo, y que los días de descanso la convivencia entre los menores y los padres, éstos últimos resultan aprender más que ellos de nosotros, y mientras la familia en todos sus rubros tengan el cariño y amor de cuidar a los menores el desarrollo integro de ellos positivamente será gratificante para los padres, por lo que no importa la inversión que se den a los hijos, mientras ellos evolucionen de forma incluyente y armoniosa.

Y bajo esa premisa de invertir en los hijos no significa que tengan que cerrar las guarderías cuando los trabajadores de las mismas cometan actos de corrupción, quiero suponer que tiene el control y los protocolos a seguir para identificar si se están o no cometiendo ilicitudes de ese tipo, llámese declaraciones como sujetos obligados o bien el registro de las personas que se tienen por sospechas para ejercer las acciones legales correspondientes para sancionar a los responsables, hay empresas que cuentan hasta con lugares o estancias donde puedan dejar a sus hijos, pero es parte del apoyo del trabajador, es parte de precisamente ponderar al trabajador en sus quehaceres personales que hasta cierto punto vienen vinculados con la situación laboral, deben de entender que al cerrar las guarderías miles de mexicanos sufrirán un perjuicio desde el no ir a trabajar por cuidar al menor, hasta el buscar quien puede cuidar al menor.

Quiero concluir en que si el gobierno mexicano pretende la desaparición de guarderías, la iniciativa privada impulse la conservación de las mismas y que la situación de la corrupción se puede atacar sin la necesidad de llegar a cerrar programas que han penetrado en beneficio de la sociedad, la situación de corrupción a nivel guarderías tal vez sea un hecho preocupante, pero más preocupante es el desarrollo de los menores y el cambio de vidas que han dejado los programas sociales de este tipo.

A %d blogueros les gusta esto: