home Editoriales La «puerta giratoria» que atenta contra la verdadera justica

La «puerta giratoria» que atenta contra la verdadera justica

Los mexicanos estamos transitando por un cambio en la forma de hacer justicia panel que viene a cambiar los paradigmas de como la sociedad debe procesar la culpa, la sanción y la justicia.

Como bien dicen en abogado penalista Belo Silva “la justicia es … el hábito de dar a cada cual lo suyo” y debe ser el fundamento para que se resuelva cualquier controversia, litigio o diferencias que puedan surgir entre la vida cotidiana y la aplicación de las normas jurídicas sobre las cuales se sustenta el orden y la civilización.

Sin embargo, aún falta mucho por hacer para ir consolidando una cultura jurídica que realmente conlleve a que se cumplan los objetivos de la materia penal: (1) que se investiguen los hechos delictivos, (2) que no queda impune, (3) que se castigue y sancione al culpable y en la medida posible (4) que el daño provocado por la conducta criminal e ilegal ocasiones tanto a víctimas directas como colaterales.

En la percepción de los mexicanos no logra cuajar estos principios, porque en los hechos y en la crítica se cuestiona la efectividad del sistema penal actual que inició su transformación en el año de 2008 con la reforma constitucional que sustenta los cambios legales. Si bien en el anterior sistema penal de corte inquisitorio se vulneraba el principio de presunción de inocencia; ahora las cosas cambian y se transforman y son las víctimas las que se quejan de que el brazo de la justicia no logra dar un verdadero escarmiento a los probados delincuentes.

Dos hechos llaman la atención y se arraigan en esta negativa percepción. Uno fue el asesinato de un reconocido psiquiatra por supuestamente dos colegas que con saña le arrebataron la vida y hasta lo descuartizaron. Pero fue un error de la policía ministerial y los peritos forenses que dieron al traste el caso y aunque existía una primera sentencia, con la revisión en un tribunal superior, salieron absueltos los dos acusados y hoy están libres, aún y a pesar de que socialmente no hay dudas de la responsabilidad penal de los involucrados.

Otro hecho ha causado indignación en Yucatán cuando otros presuntos responsables de privar la vida a dos personas adultas fueron liberados, igualmente por otro detalle e incorrección en el proceso de investigación.

Es el terror del principio del debido proceso que hoy genera salidas legales que, si bien se quiere procesar los casos sustentados en los principios de los derechos humanos, constituye un exceso en la aplicación por lo cual se aleja de la justicia la aplicación de los preceptos legales.

Esta realidad que vivimos los mexicanos no es ajena igualmente a otros países como España que igualmente pretende imponer para el logro de una mayor aplicación de la justicia lo importante que es la “justicia restaurativa” que como tal privilegia los derechos de las víctimas y de la reparación del daño como elementos principales y fundamentales del sistema de procuración e impartición de justicia.

Pero para conseguir esto, es necesario que todas las personas que se ven involucradas es contar con la asesoría de un despacho de abogados que les permitan contar con la experiencia en el manejo de estos casos e impedir, en la mayor medida, que la aplicación de la justicia se convierta en lamentablemente es una “puerta giratoria”.

A %d blogueros les gusta esto: