home Internacionales Florece industria de marihuana al amparo de movimiento de legalización

Florece industria de marihuana al amparo de movimiento de legalización

Washington, 2 Oct (Notimex).- Fumar un cigarrillo de marihuana en Estados Unidos tenía hasta hace poco sólo consecuencias legales, pero en menos de una década su consumo ha dado lugar a una pujante industria que está generando riquezas para inversionistas y algunos gobiernos estatales.

Aunque bajo las leyes federales la marihuana permanece como una sustancia controlada que restringe severamente su uso, la legalización de su consumo en varios estados parece estar otorgándole una mayor aceptación social, incluso en el mundo de los negocios.

Pese a su reducido tamaño respecto al resto de las industrias del comercio formal, la de la marihuana se ha convertido en una importante fuente generadora de nuevos empleos en los estados donde su consumo fue legalizado como en Colorado, a pesar de que persisten las voces de cautela ante esos beneficios.

Alison R. Felix, vicepresidenta de la Reserva Federal de Kansas, dijo en un reciente análisis que aunque la legalización “ha contribuido al crecimiento del empleo e ingresos por impuestos en el estado, es importante sopesar esos beneficios contra el potencial costo a la seguridad pública y los resultados de salud”.

Cinco años después de que el uso de marihuana con fines recreacionales fue aprobado en ese estado, sus ventas rebasaron los mil 500 millones de dólares en 2017, y para febrero de este año, el número de tiendas autorizadas se triplicó a 518 con respecto de 2014, según cifras de la Reserva Federal.

En total, 39 estados han legalizado el uso de marihuana con fines medicinales y lúdicos, y el número podría aumentar conforme los votantes en más estados han decidido llevar el tema a las urnas.

Además de Colorado, el uso de la marihuana con fines recreacionales es legal en Alaska, California, Oregón, Massachusetts, Maine Nevada, Vermont, el estado de Washington, así como el Distrito de Columbia, donde se ubica esta capital, aunque no todos permiten su venta ni cobran impuestos.

Desde que los electores en Colorado y el estado de Washington votaron por primera vez en 2012 a favor de despenalizar la producción, venta y consumo de marihuana con fines recreacionales, la naciente industria se ha convertido en una pujante fuente de ingresos para esos estados.

En 2017 Colorado cobró más de 247 millones de dólares en impuestos a la industria de la marihuana, incluyendo por ventas recreacional y médica, así como la aplicación de cuotas y derechos de licencia, mientras que en Washington los ingresos fueron de 319 millones de dólares, de acuerdo con cifras oficiales.

En California, la aprobación de la propuesta 64 legalizando el uso y comercio de marihuana con fines recreacionales no ha tenido el impacto inicial proyectado por las autoridades, si bien su venta se inició apenas en enero pasado.

En su presupuesto sometido a la legislatura estatal en enero, el gobernador Jerry Brown anticipó ingresos por 175 millones de dólares en los primeros seis meses del año a través del cobro de impuestos sobre la marihuana, pero proyecciones de la Oficina de Análisis Legislativo de ese congreso anticipan que alcanzarán 34 millones.

La industria de la marihuana es además responsable de manera directa e indirecta por un número de empleos que oscila entre los 125 mil y 160 mil, y se espera que para 2022 alcance los 340 mil, de acuerdo con la publicación electrónica Marijuana Business Daily.

De acuerdo con Ian Siegel, fundador del sitio de búsqueda de empleo ZipRecruiter.com, el número de anuncios ofreciendo trabajo colocados por la industria de la marihuana en ese portal ha crecido en promedio 693 por ciento año tras año, y 79 por ciento cada trimestre.

La casi segura rentabilidad del negocio, ha despertado un creciente interés en Wall Street, donde un mayor número de inversionistas le están apostando a la yerba cómo una potencial mina de oro que puede ampliarse aún más, mientras gana terreno legal.

Con ascensos en las bolsas de valores de Estados Unidos y Canadá, las empresas dedicadas a la comercialización de la marihuana están ganando también más aceptación entre inversionistas, como lo apuntan tendencias recientes sobre recaudación de capital a través de la colocación de acciones.

Según proyecciones de la firma consultora Viridiana Capital Advisor, la industria enfila a tener una capitalización por ocho mil millones de dólares para este año, en contraste con los tres mil 500 millones que contabilizó en 2017.

De los cuatro mil 300 millones de dólares que fueron recaudados durante la primera mitad de este año a través de la colocación de acciones, tres mil 290 provinieron de las compañías de la industria de la marihuana que cotizan en las bolsas de ambos países.

Un reciente reporte dado a conocer por el Consejo de Política de la Asociación Nacional de la Industria de Canabis (NCIA) señaló que hasta febrero pasado, 39 de las 89 productores de marihuana autorizados por el gobierno federal en Canadá aparecían listados en la bolsa de valores.

Entre las firmas de más peso destacan Acreage Holdings, dedicada al cultivo de marihuana, la cual anunció recientemente una recaudación de 119 millones de dólares a través de sus títulos de inversión.

A la par, un mayor número de empresas dedicadas al negocio de la marihuana se están incorporando a las mercados de valores, como lo hicieron este año las canadienses Cronos Group (CRON) y Canopy Growth Corp. (TSX: WEED), listadas ya en el Nasdaq y la Bolsa de Valores de Nueva York.

Canopy es considerada uno de los mayores productores de marihuana del mundo, junto con MedMen, que aparece como el mayor productor en Estados Unidos y la cual empezó a cotizar en la Bolsa de Valores de Canadá en mayo pasado.

Rachelle Lyn Gordon, consejera editorial de la NCIA, reportó que Canopy anunció el año pasado la venta de casi 10 por ciento de sus acciones al conglomerado estadunidense Constellation Brands, en una operación por 191 millones de dólares.

Amazon AWS CDN Plugin. Powered by https://wpadmin.ca