home Perspectiva de género Entre 6 y 10 por ciento de las mexicanas padece Síndrome del Ovario Poliquístico

Entre 6 y 10 por ciento de las mexicanas padece Síndrome del Ovario Poliquístico

En México, entre 6 y 10 por ciento de las mujeres en edad reproductiva padece Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP), enfermedad en la que existe un desequilibrio de hormonas sexuales, provocando cambios en el ciclo menstrual, quistes, dificultad para quedar embarazada, dolores menstruales y, en el peor de los casos, cáncer de matriz, indicó la diputada María Victoria Mercado Sánchez (MC). 

La secretaría de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables destacó que al no causar molestias, el SOP no es detectado hasta que las mujeres buscan quedar embarazadas y son sometidas a tratamiento, por lo que es necesario trabajar en campañas de información, prevención y promoción, sobre todo porque aún se desconoce qué provoca este mal. 

“Al no existir un tratamiento específico para su cura, lo recomendable es evitar factores de riesgo como la obesidad, la mala alimentación o someterse a constante estrés”, aseguró. 

Con base en lo anterior y ante el hecho de que cada día son más las mujeres que lo padecen, “es importante que este padecimiento tenga la misma importancia que los síndromes de Down, Turner, Robinow, entre otros”, afirmó la legisladora. 

Ante ello, la diputada federal por Jalisco impulsa una iniciativa que reforma la Ley General de Salud, para que el Síndrome del Ovario Poliquístico sea materia de salubridad general en prevención y control. 

Este padecimiento, también conocido como “Síndrome de Stein Leventhal”, no tiene una causa específica que lo origine, pero algunos factores que influyen en su aparición son los altos niveles de testosterona, resistencia a la insulina y el sobrepeso; 60 por ciento de las mujeres que lo padecen presentan problemas de obesidad. 

Anteriormente, enfatizó Mercado Sánchez, se creía que las más propensas a desarrollar este síndrome eran las mayores de 40 años, pero en la actualidad se presenta en mujeres muy jóvenes, lo que genera una situación alarmante. 

A pesar de que existen algunas alternativas de tratamiento, dijo, no garantizan erradicar el mal por completo. Una de ellas es la electroacupuntura, con la cual se estimulan con agujas las terminales nerviosas que llegan al ovario. Con este método, algunas mujeres llegan a ovular y disminuye la aparición de quistes. 

Otro método consiste en cortar la parte del ovario donde se encuentran los quistes, lo que permitirá que la mujer ovule. Este tipo de soluciones se ofrece a quienes desean embarazarse; sin embargo, hasta el momento no se tiene la seguridad de que no vuelvan a aparecer los tumores. 

Finalmente, otra alternativa es extirpar el ovario que es invadido por quistes, pero se ofrece sólo cuando las pacientes ya no buscan tener hijos. 

A pesar de que el SOP es estudiado en todo el mundo, México requiere trabajar en aportar conocimientos en esta patología, a fin de identificar por qué y a partir de qué surge, por lo que es de suma importancia integrarlo a la Ley General de Salud, en materia de salubridad general, agregó.

Deja un comentario