home Daniel Moisés Alcasio Guerrero El derecho humano a la salud

El derecho humano a la salud

En varias de mis colaboraciones he sido constante sobre la convencionalidad de los derechos humanos en nuestro país y la implementación de ese principio de convencionalidad sobre la constitución y todas las normas que de ella emanen y se desprendan, pues bien, en base al artículo 1 de la constitución general las aún llamadas garantías individuales que son desde el numeral 1 al 29 de la propia constitución catalogan un cúmulo de garantías (derechos) que protegen la esfera jurídica del ciudadano mexicano, una de ellas en particular es el derecho a la salud, consagrada en el artículo 4 de la carta magna.

Y en el momento que escuchamos el derecho a  la salud automáticamente direccionamos ese derecho a las instituciones  públicas en materia de salud, particularmente el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuyo organismo es considerado uno de los más antiguos y vigentes en la historia de nuestro país,  seguido de la Secretaría de Educación Pública (SEP), creada el 19 de enero de 1943, cuya misión y visión, entre otras, es el de ser un instrumento básico de la seguridad social, establecido como un servicio público de carácter nacional, para todos los trabajadores y trabajadoras y sus familias.

De ahí provenía una situación de vulnerabilidad para aquellas familias que no pertenecían a una empresa para poder ejercer un derecho a la salud dentro una institución pública, por ello una de los grandes logros, independientemente del régimen político al que se perteneciera, se logró la creación del Seguro Popular, cuya finalidad era precisamente el afiliar a todos aquellos mexicanos que no tenían acceso al sistema de salud, toda vez que carecían de ingresos diarios para poder subsistir, una cobertura que se fijaba una ruta extraordinaria de alcanzar el 100% de afiliados al seguro popular y que en el 2010 organismos internacionales incluyendo la ONU, emitió reconocimientos al gobierno mexicano por tener uno de los sistemas de salud más importantes en todo el mundo, y que países de tercer mundo llegaron a tomar el modelo para implementarlo en sus países. Hace unas semanas la cobertura universal de salud había alcanzado más de 50 millones de mexicanos afiliados al seguro popular.

Hace unas semanas entró en vigor la creación del Instituto Nacional de Salud y Bienestar sustituyendo al Seguro Popular, cuyo objetivo es hacer reajustes entre ellos eliminar actos de corrupción que se llevaba a cabo en el sector salud, en lo que entiendo que será la Secretaría del Bienestar quien absorba el INSABI y vuelvan a reafiliar a los más de 50 millones de mexicanos dentro del padrón del extinto Seguro Popular para que sigan teniendo la cobertura de salud pero desde el sector social.

Quise hacer un pequeño análisis de antecedente, ya que no veo sentido el de desaparecer algo que ya se encuentra creado y volverlo a crear y administrar desde el sector social, existen una línea muy delgada entre el sector salud y social para delimitar sus competencias, entiendo la articulación de dependencias entre la administración, pero no comparto que la naturaleza del sector salud se vuelva parte del sector social,  y si bien desde el 2003 que se creó la cobertura del seguro popular para los 50 millones de mexicanos afiliados, veo un retroceso el querer volver a afiliar a todos ellos más los que se sigan sumando, solamente esperamos que en el transcurso de los meses y años sean los hechos que demuestren que fue una buena decisión y no ser un antojo político por parte de la cuarta transformación de una Secretaría del Bienestar (Secretaría de Desarrollo Social) a los preparativos a los próximos comicios del 2021.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: