home Daniel Moisés Alcasio Guerrero El cobro de impuestos de la soberanía del pueblo al estado

El cobro de impuestos de la soberanía del pueblo al estado

En días pasados me llamo mucho la atención de leer en algunas notas periodísticas la condonación de impuestos, o bien, el perdonar impuestos a personas de distintos índoles y clases sociales que se encuentran en nuestro país, llámese políticos, artistas, cantantes, los cuales tuvieron una cercanía con algún funcionario de alto rango en las arcas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, particularmente en el Servicio de Administración Tributaria, por lo que en ese rubro tenemos que realizar una conciencia y análisis en el deber ser de la soberanía del país y preguntarnos ¿Seremos capaces de cobrar impuestos a las instancias de gobierno?

Partamos de la naturaleza de las nuevas políticas de la cuarta transformación y recordemos en cada conferencia mañanera el presidente de la república expone en todo momento el combate a la corrupción debe acabarse barriendo las escaleras, de arriba para abajo, es decir, que toda persona que se encuentre en actos de corrupción, y entiéndase como actos de corrupción entre sus múltiples facetas el de no pagar impuestos como lo marca la constitución federal, debe de ser juzgado y castigado por los hechos cometidos ante la autoridad recaudadora financiera, por lo que parte de un primer supuesto en el que, si desde el sexenio de peña nieto se implementó la fiscalización de todas las pequeñas, medianas y grandes empresas al momento de reportar compras, ingresos y egresos de las mismas y encontrar deficiencias en ellas, automáticamente se tendría la presunción de alguna evasión fiscal ante el estado y tener la atribución de auditar hasta el último centavo si era necesario, por lo que durante el sexenio de peña nieto se aparecieron muchos vendedores de facturas para “reportar” ante el fisco su buen comportamiento ante la declaración de impuestos.

Aunado a lo anterior, situación que vino a desencadenar un no encuadramiento ante los dineros que se presumían hasta en cuanto iba a ascender al tener todo controlado desde la declaración correcta de las empresas, pero que sin embargo desató una serie de lagunas legales y contables en las que expertos de la materia aprovecharon a demostrar que al fisco si se le puede ir de las manos las políticas financieras en materia de recaudación y comprobación de impuestos, al grado de que en la entonces campaña del ahora presidente tenía muy claro y concentrado los temas en los que principalmente iba a atacar, la corrupción.

No obstante a ello quiso dejar pasar de largo ese hueco tan enorme y de lo que ahora que usted tanto presume en su gobierno, es lo primero en que se está actuando, si en un país debe abundar la felicidad y la buena voluntad, empecemos como usted dijo a limpiar las escaleras pero ahora usted haciendo ejercicio de sus funciones como ejecutivo federal, no es posible que a casi un año de que usted tomó protesta sigan habiendo esas deficiencias que van en contra de sus nuevas políticas de la cuarta transformación, así como instituyó el organismo para devolver al pueblo lo robado debería de poner en marcha que igualmente lo que el gobierno omite al cometer esos errores tan grandes del condonar impuestos a personajes de la vida del país sean devueltos en igualdad de proporción a los que sí pagamos impuestos, porque aquí nadie es más que nadie en su gobierno, usted mismo lo ha externado, la corrupción es la madre del retroceso del país.

Existen los medios legales para poder interponer amparos en contra de los impuestos que le cobran a uno, pero ir en contra del Estado, es ir en contra del sistema y por ende ir en contra del “avance” de la cuarta transformación, en la que si el asunto tiene que tardar meses y años para poder condonar impuestos a los ciudadanos comunes y corrientes como nosotros, mejor preferimos callar y aguantarnos para que no nos amuelen, considero que si realmente su partido de origen quiere un nuevo cambio para México, debería de crear una iniciativa en materia legal hacendaria en la que tratándose de asuntos financieros y de impuestos se interponen los medios de defensa legales procedentes deberían ser resueltos de manera sumaría para respetar el derecho humano a una libertad hacendaria, aplicando el artículo primero de la constitución federal en materia convencional de los derechos humanos de interpretación conforme al mismo.

Pero nos encontramos con otro asunto en materia judicial, que los ministros de la máxima autoridad legal de nuestro país se encuentran en situaciones de corrupción, pero eso ya es harina de otro costal, la menos para no profundizar en el tema, ya que el que nos ocupa es la materia de impuestos, deberíamos reconsiderar todas las acciones que han acontecido y tomar cartas en el asunto.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: