home Daniel Moisés Alcasio Guerrero Día de los Derechos Humanos

Día de los Derechos Humanos

Es muy importante mencionar que en todos los rincones del planeta se tienen distintas maneras de gobernar y todo ello en base a las formas en que se tiene emanado la legislación y normas aplicables al régimen del que se trate, puede ser un gobierno comunista, socialista, demócrata, liberal, y en el caso de nuestro país por medio la elección del voto emitido por cada uno de nosotros que emitimos un sufragio cada 3 o cada 6 años, dependiendo de la elección en el que nos encontremos, por lo que en días pasados se llevó a cabo la conmemoración del Día de los Derechos Humanos, debo de puntualizar para mis lectores que someto a consideración, si es correcto declararlo como una festividad o bien simplemente enunciarlo y seguir adelante. Toda vez que habrá quienes comenten que no es un día del que debamos festejar, ya que, los derechos humanos antes llamados garantías individuales son como cualquier hecho que vivimos día con día dentro de gobierno mexicano, en el que todos los acontecimientos que han llegado a suceder no amerite el proclamar orgullosamente un día internacional, sin embargo también hay otros que comparten que la Historia de México con “H” mayúscula en todos los acontecimientos recorridos a lo largo de tiempo ha sido gracias a los héroes anónimos y reconocidos en las páginas de los libros, por lo que sería una ofensa no recordarlos, toda vez que gracias a ellos tenemos las condiciones del México que se vive actualmente. Sin embargo la inyección de los derechos humano desde el punto de vista legal, indiscutiblemente es uno de los más grandes logros que se ha tenido en todo el territorio nacional, toda vez que la convencionalidad de los derechos humanos ha penetrado de manera profunda el corazón de la normatividad existente, empezando por nuestra carta magna, ya que el artículo 1 sostiene que los derechos humanos deben ser en torno a 4 principios fundamentales que la Corte y Convención Internacional de los Derechos Humanos tiene por encima de cualquier criterio legal que afecte a la persona humana, principio de Universalidad, Interdependencia, Indivisibilidad y Progresividad, que automáticamente todas las leyes emanadas de la propia carta magna deben tutelar y sintonizar de la misma manera, y cualquiera que sea contraria a la constitución general, esa ley debe reformarse o en su defecto derogarse por no encontrarse en principios reconocidos por la propia carta magna. Es, en pocas palabras, la pirámide de Kelsen invertida, en el que si bien es cierto en la cúspide se encontraba la Constitución y por último el acto jurídico que al final podemos decir que es la consecuencia de que una persona consagra un acto jurídico (llamémosle persona), hoy en día esa pirámide se voltea y deja a la persona en la cúspide, porque la convencionalidad de los derechos humanos es eso mismo, proteger dentro de la esfera jurídica a la persona y su entorno, regulado por normas y criterios jurídicos que garanticen su máxima protección. Para su servidor algo también de suma importancia es realmente saber en qué situación podemos invocar los derechos humanos, recuerdo dentro de mis clases de diplomado que el Lic. Juan Carlos Peña García, del que debo reconocer y admirar como uno de los litigantes-juristas más importantes del siglo XXI, señalaba que los derechos humanos no deben ser utilizados a conveniencia, deben ser utilizados a conciencia, es decir, que en la razón de una persona se invoca un derecho y por lo tanto atraer a todas aquellas normas que pueden y deben proteger la seguridad jurídica de la persona. La convencionalidad no trata de que la conveniencia de cada persona deba ser aplicada en torno a los derechos humanos, la convencionalidad trata de buscar la razón del contexto del que se vive, unido a la norma de la se invoca bajo ese contexto, y finalmente el derecho humano violentado en el mismo, es así como realmente se aplica un derecho humano reconocido, consagrado y aplicado en la carta magna. Han sido 9 años desde que en la reforma del 2011 la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictó al Congreso de la Unión y al Ejecutivo Federal reconocer los derechos humanos de las personas en cualquier acto, ley o criterio, por lo que igualmente dejo a consideración de cada uno de ustedes si la inyección de los derechos humanos en nuestro país ha avanzado, permanecido o retrocedido en el paso de los años.

A %d blogueros les gusta esto: