home Generales Apuestas en línea, regulación a la mexicana

Apuestas en línea, regulación a la mexicana

Una de las realidades que acompaña al hombre desde el inicio es la necesidad de desarrollar adrenalina que le permite vivir las emociones de la vida. Entre una de las formas para obtener esa dosis de emociones está en los juegos extremos, como también, en las apuestas. Debemos entender que una apuesta es una forma de juego basado en el azar.

Para entablar una apuesta se requiere por lo menos a dos apostadores y en el que queda bien especificado quién apuesta contra quién y qué es lo que ambas partes cobrarán al ganar. Es claro que la expectativa de toda apuesta es obtener algún tipo de beneficio o satisfacción de la naturaleza que sea, si se gana, pero en contraparte ambos deben pactar qué es lo que perderán o de lo contrario no existirá la obligación de pagar la apuesta.

En nuestro país las apuestas siempre han existido las apuestas. En la cotidianidad hay un sin fin de apuestas que se concretan entre los mexicanos sobre diferentes aspectos. Los deportes son la primera fuente de apuestas entre amigos o conocidos. Inclusive hay apuestas que se configuran ante el público por comunicadores que se enfrentan preferencias para ver quien gana o no y, por consiguiente, tener quien «pagarla».

En la legislación mexicana se ha tenido en la tradición la negación y prohibición de las apuestas. De hecho en la Ley Federal de Juegos que data del 31 de diciembre de 1934, promovida en el sexenio del presidente Miguel Alemán, las apuestas están prohibidas. Lo que no se prohibe son los juegos y los sorteos. Para los últimos mencionados la autoridad responsable de regularlos rece en la Secretaría de Gobernación de la administración pública federal. Sin embargo, aún con la prohibición las apuestas continúa estando presentes en la vida de los mexicanos

Una situación que cambio en 2014 cuando el Congreso de la Unión aprobó una nueva ley sobre juegos y apuestas que ha permitido la instalación y consolidación de casinos en nuestro país, con lo cual se da una nueva configuración jurídica a las apuestas. Con la nueva ley se crea Instituto Nacional de Juegos y Sorteos, órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación, como nueva autoridad en la materia, y la obligación de los permisionarios de contar con una licencia por establecimiento.

Sin embargo hay un mercado global y que escapa de la fácil jurisdicción de las autoridades mexicanas en la materia, pero que resulta muy accesible para los usuarios de la red por no requerir ir hasta una establecimiento específico. Es el caso de las apuestas en línea; como por ejemplo el servicio de Betway apuestas en linea, que ofrece una oportunidad para que los interesados accedan a este mundo de las apuestas sin salir de casa.

Lo importante y debe imperar en el sentido común es confiar en las casa de apuestas en linea que cuentan con buena reputación y garantía de calidad en el cumplimiento y calidad de atención de sus servicios. Por que al final es parte del patrimonio que podemos poner en riesgo, así que la racionalidad debe ser más fuerte que la necesidad de sentir más emociones.

A %d blogueros les gusta esto: