home Legislativas Aprueban en comisión reformas en materia de donación tácita de órganos

Aprueban en comisión reformas en materia de donación tácita de órganos

La Comisión de Salud, que preside el diputado Elías Octavio Iñiguez Mejía (PAN), aprobó reformas en materia de donación tácita, a fin de establecer que cualquier ciudadano deberá manifestar ante autoridad y por escrito que no desea ser sujeto de donación de órganos.

Actualmente la ley dice tácitamente que cualquier mexicano es donador de órganos, pero se debe pedir autorización a familiares para realizar la donación. “Aunque en una licencia de conducir se indica que uno es donador de órganos, la última palabra es de los familiares”, aclaró.

Sostuvo que “si tu manifiestas en vida no soy donador de órganos, se respeta tu voluntad y tus familiares no pueden donar tus órganos, pero al revés, sí tú manifiestas que quieres ser donador de órganos, aunque tus familiares no lo aprueben, se respeta tu decisión de serlo; si tampoco dijiste nada, eres donador”.

La negación deberá estar por escrito y manifestada ante notario o autoridad pertinente como un juez o Ministerio Público, así como en certificados médicos de un instituto público de salud para que quede atestiguado.

De concretarse esta reforma, puntualizó Iñiguez Mejía, se beneficiará a 30 mil personas que están a la espera de un órgano, 11 mil esperan uno renal. “Se pierden 6 mil hígados al año por no tener este cambio en la ley”.

Este “impactaría en la calidad de vida de personas que semanalmente requieren de tres a cuatro hemodiálisis, que tienen un costo de mil 500 a dos mil cada una, lo cual no está contemplado en Gastos Catastróficos del Seguro Popular”.

Un paciente de insuficiencia renal implica gastos de 150 mil a 450 mil pesos al año, pero con un trasplante, costarían 150 mil una sola vez en su vida y 60 mil pesos más al año por concepto de los inmunosupresores que requiere.

Iñiguez Mejía indicó que habrá un comité de trazabilidad de los órganos, para que haya control de las donaciones, a fin de saber a dónde llega, quien lo lleva y quien lo va a trasplantar y no perderlo de vista.

“Este cambio ayudaría a evitar tráfico de órganos, ya que la gente no acudiría a comprar uno, cuando ya habría a disposición de quien lo requiera.
Esta reforma respeta los derechos humanos en cuestión de religiones, lo cual se estableció en la objeción de conciencia, aprobada anteriormente por la Cámara de Diputados.

Del PRI, la diputada Yahleel Abdala Carmona aseguró que la mejor inversión en materia de salud que se puede hacer es legislar sobre la donación de órganos, pues incluso quienes están en el seguro social se encuentran desprotegidos en este rubro.

Del mismo grupo parlamentario, la diputada Xitlalic Ceja García celebró la aprobación de este dictamen: “será la aportación que la LXIII Legislatura dejará a los mexicanos”.

El diputado Javier Octavio Herrera Borunda (PVEM) pidió exhortar a los coordinadores para que se plantee esta reforma como un tema de consenso ante la Junta de Coordinación Política (Jucopo), y antes de que termine en diciembre el actual periodo, pase al Pleno para su votación.

De igual forma, la diputada Eva Florinda Cruz Molina (PRD) llamó a acelerar este tema para que sea presentado y votado antes, para su posterior aprobación por el Senado.

También del PRD, la diputada Araceli Madrigal Sánchez señaló que este logro busca hacer justicia a los enfermos que esperan un trasplante, especialmente de riñón, pues, destacó en México hay registrados 111 mil casos de insuficiencia renal crónica, muchos de los cuales no tienen acceso a tratamientos.

La diputada Karina Sánchez Ruiz, de Nueva Alianza, se dijo en términos generales a favor de la reforma, aunque, aclaró, hay algunas cosas que deben analizarse, por lo que se abstuvo de votar.

Pedro Luis Noble Monterrubio, diputado PRI, ponderó que la bondad de esta modificación es que todos los ciudadanos mexicanos sean potenciales donadores de órganos, siempre y cuando no nieguen la posibilidad por escrito. “Le ahorraremos recursos al erario público porque va a dejar de gastar en tratamientos y va a ganar en calidad de vida para los pacientes”.

El diputado Guadalupe Hernández Alcalá (PRD) celebró esta reforma, que también abarca a lo que tiene que ver con trasplante de células y tejidos.

El diputado Pablo Elizondo García (PRI) cuestionó qué pasará en caso de menores de edad que fallezcan y carezcan de un tutor, alguien que ejerza su patria potestad o sean huérfanos.

También del PRI, Rosalina Mazari Espín, apuntó que esto ayudará mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente en aquellas que esperan un trasplante.