home Legislativas Acelerado proceso de desertificación en México destruye ecosistemas

Acelerado proceso de desertificación en México destruye ecosistemas

 

La diputada Ruth Noemí Tiscareño Agoitia (PRI) reconoció que hay un acelerado proceso de desertificación en el país, con una tendencia hacia la extinción de ecosistemas que son la fuente principal de recarga de los acuíferos, lo que hace necesario implementar una estrategia nacional con métodos que permitan introducirles el agua de manera artificial. 

Para atender y dar respuesta a esa problemática, la diputada impulsa una iniciativa de reforma a la Ley de Aguas Nacionales, a fin de establecer que la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en coordinación con dependencias federales y estatales de los sectores ambiental y forestal, diseñe, actualice e implemente dicha estrategia nacional, instalando un comité permanente para su seguimiento, control y evaluación. 

Se contribuiría con la sociedad y el medio ambiente a amortizar los efectos del cambio climático, y a colaborar con el abasto de agua en zonas en las que actualmente ya no existe ese vital líquido. Se pasaría de un Estado administrador a un Estado productor de agua.

En su iniciativa, remitida a la Comisión de Recursos Hidráulicos, Tiscareño Agoitia refirió que de acuerdo con la Comisión Nacional Forestal (Conafor), en el 2016 se registraron 8 mil 599 incendios forestales, afectando una superficie de 261 mil 260.39 hectáreas. 

“Estas alarmantes cifras se ven reforzadas con las innumerables acciones de deforestación provocadas por la tala clandestina, la tala inmoderada e irracional, y la actividad agrícola en la que se utilizan técnicas de roza, tumba y quema. Todo ello está generando altas presiones hacia los recursos naturales”, sostuvo. 

Esta tendencia devastadora en los bosques y selvas del país, no solo contribuye al cambio climático global y la pérdida de ecosistemas; también disminuye los procesos de recarga natural de los acuíferos y cuencas hidrológicas, lo que genera serios problemas de abasto del líquido vital en los principales centros de población en todo el territorio nacional. 

Tiscareño Agoitia afirmó que las presiones ejercidas a los recursos naturales afectan los ecosistemas y aceleran y potencializan los efectos del cambio climático. La presencia cada vez más recurrente de fenómenos hidrometeorológicos contribuye a la devastación de bosques y selvas, y favorece, en gran medida, la generación de plagas e incendios forestales. 

Comentó que ante esta problemática, las dependencias del sector ambiental y forestal han enfocado sus acciones a revertir los efectos del cambio climático; sin embargo, falta un mayor impulso para lograr procesos exitosos en beneficio de los recursos naturales, que contribuyen a la captación natural del agua. 

Planteó adicionar un artículo 14 Bis 7 de la Ley de Aguas Nacionales, para incluir la estrategia nacional de gestión de recarga de acuíferos, que traerá importantes beneficios al sector social y económico del país

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *